viernes, 26 de febrero de 2010

Cezanne: "Los jugadores de cartas"


Es un cuadro realizado en óleo sobre lienzo, del pintor francés postimpresionista Jean Paul Cezanne que actualmente se encuentra en el Museo de Orsay de París. Sobre el tema de la partida de cartas, Cezanne pintó, entre 1890 y 1896, cinco cuadros diferentes, siendo éste el más famoso de todos. Pertenece a su época de madurez, en la que el artista produce sus principales obras. Los personajes aparecen con sombreros típicos de las clases sociales humildes de la Provenza, uno de ellos de forma cilíndrica, lo que recuerda la afirmación de Cezanne de que “Todo en la naturaleza está modelado según la esfera, el cilindro y el cono. Hay que aprender a pintar sobre la base de estas figuras simples, después se podrá hacer todo lo que se quiera”. Las dos figuras se sientan a los lados de una pequeña mesa sobre la que apoyan los codos. Una alta botella nos lleva hacia la cristalera del fondo, por la que se intuye un abocetado paisaje (esta técnica del abocetado consiste en presentar el espacio por facetas, como una visión fragmentada, por parcelas, reunidas en el cuadro como en el fondo de un ojo iendo apenas referencia a lo que ocurre a su alrededor.facetado, nombre por el que se conoce el aparato óptico de los insectos). El maestro Cezanne se interesa en captar las expresiones de los hombres concentrados en el juego, convirtiendo así al espectador en un observador que contempla la partida, como muchos hombres lo hacen en las tabernas, situándonos en un plano cercano a la escena. La iluminacion artificial se observa en las sombras, especialmente en el reflejo blanco de la botella. El color es el protagonista de la obra, inunda todos los rincones de la tela. El hombre de la derecha viste una chaqueta de tonalidades grises amarillentas y también el pantalón de su compañero, que lleva una chaqueta de tonos malvas que se mezclan con otros colores. El fondo se obtiene gracias a la mezcla de colores, aunque abundan los rojizos, en sintonía con la mesa y el mantel. A diferencia del Impresionismo del que Cezanne parte, en este trabajo destaca el volumen y la forma sobre la luz, volumen que se obtiene gracias al color en estado puro. De esta manera consigue que el Impresionismo sea un arte duradero, aunque el Posimpresionismo irá má allá, ya que el autor proyecta su interior en la pintura.
Pablo Martínez Costales

1 comentario:

  1. gracias por la informacion, me ha servido de gran ayuda

    ResponderEliminar